domingo, 27 de septiembre de 2009

Smile

Siempre me han llamado la atención esos niños que a veces salen por televisión, victimas de la más devastadora pobreza, o que han sufrido el azote de alguna injusticia social o climática, y que sin embargo le sonríen a las cámaras y a los reporteros. Sonríen sin miedo y sin pudor con los ojos encendidos de esperanza. Esas sonrisas incluso le hacen a uno sentir culpable pues pensamos, “Es como si esperaran algo de mí”. Quizás nos sorprenda, que hoy en día alguien espere algo de otro alguien sin que esto vaya en el beneficio de los dos. Recuerdo una tira de Mafalda que dice algo así como: “Comienza tu día con una sonrisa, verás lo divertido que es ir por ahí desentonando con todo el mundo”. Pero creo que en este caso, Mafalda, no se refería a esa risa tonta que provocan la algunas sustancias sicotrópicas, ni que nos riamos de los asuntos serios, si no que aprendamos a reír y a buscar el optimismo en nuestra cara y en la de los demás. Es asombroso ver como es la sonrisa, la vaselina que facilita las relaciones sociales de nuestra época. Si no, haga usted la prueba. El otro día iba en la guagua, y había una señora que entró dando una lección de alegría y buen humor a todos los que allí estábamos sentados. La tuvieron que ayudar a subir entre dos hombres, porque llevaba muletas y dos bolsas de la compra. Tenía una risa escandalosa que no dejó indiferente a nadie de los que hacíamos aquel trayecto. Miré al resto de los pasajeros, tan serios y preocupados y pensé que sus problemas seguramente, no serían ni más serios ni más fáciles que los de aquella señora, pero aquella señora había decidido tomar el camino alegre para ella y para todos en un ejercicio de civismo y generosidad, y simplemente, sonreía. No es esta acritud generalizada, lo que nos librará de las desgracias que nos tocará vivir.Hay, ultimamente una especie de moda, que transmite que las cosas que estan mal, tienden a ir a peor;la tasa de paro crecerá, el cambio climático destrozará el mundo, Zapatero y Rajoy cada día se dirán frases mas hirientes en los debates del estado de la Nación, los jóvenes harán mas botellones... Y no es cierto, no tenemos pruebas de que esto vaya a ser así.Las cosas pueden ir a peor o a mejor siempre, ¡Que no cunda el pánico!. Si fuera mal pensada, pensaría que quieren entristecernos, porque tristes, no somos especiales. Tristes no buscamos soluciones. Tristes, tenemos miedo. (Si fuera mal pensada). Yo, por mi parte, una vez más, estoy con Mafalda.

2 comentarios:

Autumnal Mist dijo...

¡Me encantó este! Es cierto eso de ir desentonando por ahí con la sonrisa. Yo más de una vez lo he hecho con aire triunfal y de verdad te cambia las cosas, x'DDD

¡Un saludo Garufa!

Fran dijo...

Gara, no todos son tan fuertes. La gente afronta sus problemas de distintas formas, es verdad que una sonrisa siempre ayuda pero yo creo que a veces hay que dejar que el cuerpo muestre los verdaderos sentimientos que se están sintiendo en el interior.